Displasia Cervical

La displasia cervical es una enfermedad que provoca un desarrollo anómalo de la parte externa de las células del cuello del útero. Esto ocurre cuando generalmente cuando las mujeres están en edad de menstruar ya que es el momento en el que las células están más activas. Pese a todo esto debemos aclara que la displasia cervical no es cáncer, aunque sí es cierto que si esta actividad anormal no se diagnostica tempranamente, pueden llegar a convertirse en cáncer.

La causa principal de este desorden es la infección con el virus del papiloma humano. Pese a esto, debemos informar de que la salud previa de cada persona influye directamente en la displasia cervical, ya que, como en la amplia mayoría de los casos, disponer de un sistema inmunológico fuerte y salubre ayudará a prevenir este tipo de enfermedad.

Además del virus del papiloma, hay numerosos factores que influyen en la generación de dicha patología. Por ejemplo, las mujeres que fuman, tienen relaciones sexuales con más de una persona en el mismo margen de tiempo o las mujeres que han desarrollado verrugas en los genitales; la mujeres que tuvieron relaciones sexuales antes de la mayoría de edad o tener un hijo antes de los 16 años.

Este tipo de displasia es muy recurrente en mujeres que están en la franja de edad de los 20 a los 35 años, aunque esto no exime que pueda aparecer en cualquier otra etapa de nuestra vida.

La displasia cervical no produce síntomas evidentes, por lo que es imposible de identificar por el que la padece. Una citología hecha en una revisión ginecológica será lo que nos evidencie el padecimiento de esta patología.

El tratamiento variará según el grado displasia, pero irá desde una simple revisión ginecológica a través de citologías hasta una cirugía que extirpe el tejido anómalo.

Tras el tratamiento, el pronóstico es muy bueno cuando se coge a tiempo. Por el contrario, si se coge la enfermedad en un estado muy avanzado, puede convertirse en un cáncer invasivo.

La prevención será fundamental, por lo tanto, vacunarse contra el VPH (virus del papiloma humano) será un requisito imprescindible para protegerse de este tipo de displasia.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *