Las dietas milagro en Valencia

Las dietas milagro o dietas yo-yo están a la orden del día, y es que, además de constituir un bombardeo constante en los medios de comunicación, como la publicidad, la televisión, el cine, las revistas, o la radio, cada vez aparecen nuevas dietas y nuevas modas, todas con el mismo tipo de promesas: perder mucho peso en poco tiempo y sin esfuerzo. Mucha gente se deja embaucar por este tipo de campañas y puede olvidar que se trata de negocios, que detrás de ellas hay un equipo de márketing y de personas que buscan beneficiarse económicamente, y que estas dietas no suelen promover una alimentación sana de verdad.

¿En qué consisten?

De hecho, si nos detenemos a leer o a analizar la publicidad o los artículos que promocionan estas dietas, nos daremos cuenta que todas ellas implican una restricción considerable de la ingesta de alimentos, con lo que eso de “sin esfuerzo”, se puede convertir en un tormento, pues vamos a pasar hambre, básicamente. Esto lleva a muchos tipos de deficiencias de vitaminas, proteínas, minerales, energía, que puede ser peligroso si se alarga en el tiempo, cosa también poco probable porque estas dietas son muy difíciles de aguantar porque casi se tratan de ayunos disfrazados.

Lo más paradójico de todo, es que, al pasar hambre, nuestro cuerpo reacciona compensando la falta de energía destruyendo proteínas corporales, como fuente alternativa de energía, es decir, destruyendo masa muscular, con lo que lo que estamos perdiendo no es grasa, que es lo que nos prometía la dieta. No hay que engañarse, no podemos hablar de resultados positivos, porque estamos perdiendo agua y músculo.

Por otro lado, estas dietas “yo-yo” se llaman así por algo. Y es que en cuanto dejemos la dieta, recuperaremos el peso perdido casi tan rápidamente como lo perdimos, con la diferencia siguiente: no recuperaremos el músculo citado anteriormente, sino que vamos a almacenar el peso acumulado en forma de grasa, y la grasa sí que es perjudicial para nuestra salud.

Resultado: peligro para la salud

Es decir, que someterse a una dieta estricta para adelgazar es bastante peligroso. Podremos bajar de peso a corto plazo, pero esto conlleva una serie de consecuencias a largo plazo muy negativas, ya que, como hemos comentado:

  • Producen un déficit de proteínas, vitaminas y minerales.
  • Producen efectos psicológicos negativos como cambios de humor repentinos o depresión.
  • Pueden provocar trastornos alimentarios graves.
  • El peso se recupera en forma de grasa.
  • Cuando acabe la dieta, si la persona no sabe o no ha aprendido a comer volverá a los hábitos que le hicieron ganar peso.

Algunas de las dietas milagro más famosas son la dieta disociada de Hay, la dieta Atkins, la dieta de la clínica Mayo, la dieta de la sopa, la dieta del grupo sanguíneo, la dieta Montignac, la dieta Dukan o la dieta de la manzana. Y éstas sólo son unas cuantas. En cada número de algunas revistas femeninas podemos encontrar dietas nuevas y distintas.

Si queremos bajar de peso de forma saludable lo mejor es que nos pongamos en manos de profesionales para no poner en peligro nuestra salud.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *