La dieta mediterránea en Valencia

La dieta mediterránea no es sólo una forma de alimentarse, una guía alimentaria o un menú que hay que seguir, con unos alimentos que debemos tomar y otros que están prohibidos. La dieta mediterránea es mucho más que todo eso porque no se trata de una dieta al uso.

Es cierto que la dieta mediterránea promueve una serie de hábitos, todos ellos sinónimos de una alimentación saludable, pero ésta  va mucho más allá de la simple nutrición. Es un estilo de vida que compartimos con franceses, italianos, griegos y otros pueblos de la cuenca mediterránea, y es que la dieta mediterránea es una tradición y una herencia que forma parte de nuestra cultura y que no sin razón ha sido proclamada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Componentes de la dieta mediterránea

Dieta mediterránea es alimentación equilibrada y saludable, pero también son dieta mediterránea los ingredientes de nuestra tierra y las de recetas y formas de cocinar que forman parte de nuestro acervo cultural e histórico. Y no sólo eso. Podríamos decir que la esta dieta  se compone de dos “ingredientes” básicos e inseparables: la comida y la sociabilidad. Porque la dieta mediterránea también es sentarse a comer con nuestros amigos, conocidos, familiares, es compartir y reunirse alrededor de la mesa durante un momento del día determinado, en el que paramos lo que estamos haciendo, sea trabajar y estudiar, y nos contamos como ha ido el día y socializamos. En ninguna otra zona del globo se presta tanta importancia al acto de comer, y es que en la dieta mediterránea, lo podríamos calificar como ritual.

En cuanto al componente alimentario, podemos decir que la dieta mediterránea se caracteriza por un consumo abundante de productos como el pan, la pasta, el arroz, las verduras, las legumbres, la fruta o los frutos secos, además del uso habitual del aceite de oliva para completar nuestros platos y un consumo moderado de carne, pescado, lácteos y huevos.

Todo ello repercute en nuestra salud, ya que se trata de una dieta equilibrada y variada y saludable. A continuación os damos las claves para seguir la dieta mediterránea.

 

Claves de la dieta mediterránea

  • Usar el aceite de oliva tanto para aliñar como para cocinar.
  • Consumir alimentos de origen vegetal en gran cantidad: fruta, verdura, legumbres y frutos secos.
  • Consumo diario de pan y cereales (pasta, arroz, especialmente integral)
  • Los alimentos frescos y de temporada son los más adecuados, dejando los procesados para ocasiones puntuales.
  • Consumir diariamente productos lácteos, leche, yogur o queso fresco.
  • Consumir con moderación tanto la carne roja como la procesada siendo la carne blanca o magra (pollo, pavo) la idónea para consumir con más frecuencia.
  • Consumir pescado con asiduidad y tomar huevos con moderación.
  • Tomar fruta fresca como postre habitual y dejar los dulces y pasteles para ocasiones especiales.
  • Beber al menos 1.5 litros de agua al día.  Si se toma vino, debe ser durante las comidas y con moderación.
  • Realizar actividad física varias veces a la semana.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *