Cuidado de la salud con la dieta de la zona

La dieta de la Zona, se refiere al funcionamiento del cuerpo y la mente funcionando al máximo de su eficiencia logrando bienestar y ausencia de enfermedad: una salud óptima. La vía para entrar en la Zona consiste en una dieta balanceada, en la que hidratos de carbono, proteínas y grasas se encuentran equilibrados dentro de cada comida.

Esta dieta está indicada para personas que necesiten controlar los niveles de azúcar en la sangre, como la glucosa e insulina, previniendo enfermedades metabólicas como la diabetes o el sobrepeso.

Un plato propio de la dieta de la zona

La dieta para estar “En la Zona” nació en Estados Unidos gracias a Dr. Barry Sears especialista en bioquímica y fue publicada en un libro en 1995.Según el Dr. Sears los alimentos ricos en harinas y azucares causan desajustes hormonales los cuales producen enfermedades, además de problemas de obesidad y sobrepeso. Si estos alimentos se balancean las hormonas del organismo con las comidas, se producirá una sensación de saciedad, se tendrá más energía y en consecuencia se tendrá un cuerpo sano.

La clave para llegar a la zona es mantener la insulina en un nivel adecuado, para esto hay que comer en cantidades adecuadas los alimentos y sobre todo de aquellos que no aumenten muy rápido nuestros niveles de insulina. Los dulces y las harinas refinadas producen este efecto, mientras que las frutas y las verduras lo hacen mucho más despacio. Por esto, la mayoría de los carbohidratos que se consuman deben venir de estas últimas.

Pirámide con los alimentos de la zona

Se recomienda realizar 5 comidas diarias, dos de las cuales serán livianas, tipo meriendas. No se debe dejar pasar más de 4-5 horas entre ellas, ya que de lo contrario aumenta la insulina y se alteran los niveles de azúcar en la sangre.

Cada comida de la dieta de la Zona debe tener un 40% de hidratos de carbono, un 30% de grasas y otro 30% de proteínas, la cual puede se puede traducir como: una ración de proteína, las frutas y verduras que le acompañen debe ser el doble de la porción de proteína, y si tiene carbohidratos como harinas, pastas o cereales, estas deben ser en la misma cantidad de proteína.

Esta es una dieta baja en carbohidratos, elimina prácticamente todo tipo de granos, no se necesita contar las calorías que se consumen diariamente, no se restringen  alimentos ni las porciones. Hay que intentar que el tipo de proteínas sea lo más saludable posible para no sobrecargar los riñones y no acidificar demasiado nuestro organismo.

  • ¡IMPORTANTE! No dejar pasar más de 4-5 horas sin comer para evitar así, el aumento de la insulina en la sangre.
  • Esta dieta popular entre los artistas, no tiene restricciones de alimentos y control de porciones.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *