Dieta para quemar las grasas

La dieta Quema Grasa fue diseñada en un principio para pacientes que sufrieran del corazón con grandes cantidades de grasa a su alrededor que necesitaban ser operados, pero debido a sus condiciones no podían, así que se les recomendaba para “quemar grasa”, perder peso de forma rápida sin correr riesgos importantes.

La sopa o caldo consiste en una mezcla de vegetales, constituida por: seis cebollas grandes, dos pimientos verdes, apio, tomates frescos, repollo o col, sal y pimienta al gusto. Se puede incluir carnes magras también, como pechugas de pollo o carnes sin grasa.

Dieta quema grasas a través de un caldo de verduras

Con esta dieta se eliminan las toxinas, nos sentimos mejor por la limpieza de toxinas e impurezas que realizamos. Cada cuerpo reacciona distinto al régimen, así que no se pueden asegurar la cantidad de quilos que pueden llegar a perderse. Mientras que una persona puede perder varios kilos, puede que otra baje solo unos gramos durante la primera semana. La clave consiste en la perseverancia de cada quien.

La dieta “quema grasa” consiste en un caldo de vegetales, con saborizantes o especies que puede ser consumido cada vez que se prefiera, o se tenga hambre. Consiste en un caldo metabólico energético, rico en sales minerales, rico en potasio, magnesio, contribuye a acelerar el metabolismo celular y hace que se aumenten los niveles de energía.

Sin embargo, esta sopa, no contiene los niveles energéticos necesarios para el cuerpo, así que no es recomendable seguirla por más de siete días. Puede ser utilizada eventualmente, en casos de haber tenido una comida extravagante, o cuando se tiene mucha sensación de hambre, lo puedo es que se puede tomar la cantidad que queramos. 

Durante la dieta queda prohibido tomar alcohol, pues ellos interfieren en la acción quemadora de grasa de nuestro organismo, si se ha ingerido, en recomendable esperar 24 horas para comenzar el régimen. Se debe tomar estrictamente lo indicado para cada día de la dieta, están prohibidos todos los tipos de frituras, y los panes o cualquier derivado de las harinas.

Para contribuir con el buen desarrollo de la dieta, se recomienda beber abundante agua, descansar después de las comidas estando sentando y no acostado, mantener los horarios de comida diarios, y practicar rutinas diarias de ejercicio, al menos de media hora diaria.

Esta dieta es contraindicada para quienes padecen de diabetes, sufran de procesos infecciosos graves, enfermedades conjuntas, alteraciones psicológicas, alergias, enfermedades renales crónicas  o alergia a cualquiera de los alimentos que son recomendados en la dieta.

Si se sigue la dieta al pie de la letra, al final de los 6 días, se debería haber perdido entre 4 a 8 kilos

El secreto de la dieta consiste en que se consumen menos calorías de lo que se gastan.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *