Dieta para la celulitis

Para luchar contra la celulitis es imperativo hacer cambios sustancias en la forma de vida, porque ya se ha comprobado que una vida sedentaria contribuye a su aparecimiento, y que algunos cambios normales del organismo como los hormonales también juegan importante papel en este caso, pero que sus efectos pueden verse reducidos con la mejora de las formas de vida, y eso implica además de ejercicios, una dieta para la celulitis.

 

Aplicándose al uso de una dieta para la celulitis se provee al cuerpo de los nutrientes necesarios y de aquellos alimentos de comprobada eficacia en la lucha contra la celulitis, porque fortalecen los músculos evitando flaccidez, porque resultan adecuados para evitar la retención de líquidos, esta dieta para la celulitis provee todo lo necesario para los nutrientes que se necesitan, y tiene lo que se requiere para controlar el problema, con la ventaja que siendo saludable permite evitarse el pasar hambre. Una vez por semana como forma de mantenimiento contra la celulitis.

Desayuno: Cereal integral con leche light, abundantes frutas y jugo de naranja, 2 rodajas de pan integral y una taza de té o café endulzada con edulcorante.

Almuerzo: 1 plato de espinacas salteadas con jamón de pavo, 1 porción de pescado a la plancha, 1 plato de frutas secas o frescas al gusto, eligieNdo entre higos y fresas o mandarinas. Jugo de frutas o té.

Cena: Un plato de crema de calabacín, 1 porción de mejillones al vapor, 1 poco de yogurt o queso fresco.

Como suele recomendarse en todos los casos, es necesario consultar con el médico que conociendo el historial médico recomienda ésta o cualquier dieta. Es importante tener siempre presente que la base de una dieta para controlar la celulitis como el sobrepeso y otras condiciones estéticas, es aprovechar el consumo de frutas y verduras, así como preferir entre las formas de cocción aquellas que excluyen el uso de grasas, como lo son el asado y al vapor.

También la ingesta de agua pura es imperativa para el control de la celulitis, y el mantener un régimen ordenado de alimentación, no saltearse las comidas, no excederse de unas y privarse de otras como tampoco ingerir excesivamente pastas y grasas, así como azúcares y almidones. El ayuno y las dietas de privación de alimentos lejos de controlar el sobrepeso y la celulitis en este caso, la agravan así como alteran el organismo.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *