Dieta del Doctor Cohen para adelgazar manipulando alimentos

La dieta del Dr. Cohen, que a diferencia de otras dietas, no parece ser una. El Dr. Cohen es un nutricionista francés, que propone un método para adelgazar que va tomado de la mano de la razón, y esto precisamente es lo que hace su mejor atractivo.  No es milagrosa, y tampoco se pierde peso sin esfuerzo, sin embargo se hace de forma racional.

Este método propone a conocer las bondades y beneficios de cada uno de los alimentos. Al conocer lo que aporte cada uno, algo que en Vitealia nos encargamos de darte a conocer, y como afecta al cuerpo, sin proponer un menú exacto, es el primer principio de la dieta Cohen. Así que mediante un “manual” por llamarlo de alguna manera, describe con detalle una guía de cómo alimentarnos. Se pueden consumir todo tipo de alimentos, pero cada uno en una porción saludable.

Las verduras pueden ser consumidas en las cantidades que se prefieran, las frutas máximo tres al día, las proteínas y glúcidos en distintas medidas también. Así que en general hasta los “antojos” son permitidos, siempre y cuando no se abuse de su consumo.

Plato propio de la dieta planteada por el Doctor Cohen

Es un programa de 12 semanas, que debería comenzar con un análisis de sangre. Una vez obtenidos los resultados, los doctores elaboran una dieta a medida según nuestros niveles hormonales. Una vez transcurridos los tres meses, con una pérdida considerable de peso, se hacen unas últimas semanas de mantenimiento.

Entre las ventajas que tiene este método, es que en primer lugar no se recomiendan medicamentos  para reforzar la pérdida de peso, así que todo el trabajo queda en nuestras manos. Se pierde peso de forma rápida, pues se propone una manera adaptada totalmente a nuestro cuerpo y el metabolismo funciona correctamente. Cada uno come, lo que le gusta, mientras que se reduce el colesterol, y se aumentan los niveles de energía. No se prohíbe ningún alimento en específico, con excepción de alcohol, azúcar refinada, y grasas saturada. Pero sobre todo, no se pasa hambre.

Por otra parte, dependiendo de los exámenes de sangre, la dieta podría resultar estricta, pero sólo durante la primera fase. Puede que se le considera costosa por los análisis de sangre, y la dieta personalizada. Tampoco es muy recomendada para vegetarianos, pues dependiendo de los resultados, se podría determinar que se debe consumir alimentos de origen vegetal. 

Es una dieta como otras que necesitas del combo inicial: un peso, cinta métrica, una libreta, una tabla de equivalencias, y metas a corto y largo plazo para lograr el objetivo.  Es importante destacar que las dietas de tipo “milagrosas” no son exactamente lo que buscamos a largo plazo, por su conocido efecto rebote. Con este método, se llevará a cabo una alimentación sana, abundante haciendo nuestra vida más saludable y placentera.

No es sólo una rápida pérdida de peso, sino una mejora de la salud en general.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *