Dieta Atkins: Perder peso sin dejar los alimentos favoritos

La dieta Atkins fue diseñada por el médico estadounidense Robert Atkins y difundida en un libro publicado en 1972 titulado Dr. Atkins' New Diet, La nueva dieta del Dr. Atkins.

La dieta promete una pérdida rápida de peso, permitiendo comer lo que otras dietas prohíben, como proteínas y grasas, elimina alimentos menos atractivos como son los vegetales y las frutas y controla la cantidad de carbohidratos, argumentando que al comer menos carbohidratos, se acelera el metabolismo y se evita el almacenamiento de grasas. Además,al consumir mayor cantidad de proteínas, la digestión esmás lenta y se evita el hambre.

En el 2002 se emitió una nueva versión de esta dieta proteica llamada Dr. Atkins' New Diet Revolution, La Nueva Revolución Dietética del Dr. Atkins, en la que existe una mayor flexibilidad que en la dieta original, pero manteniendo el concepto original, sin embargo siempre es recomendable la consulta a un nutricionista antes de iniciarla.

Ejemplo de un plato de la Dieta Atkins

La dieta  Atkins está planteada en cuatro fases, basándose todas ellas en un alto consumo (aprox. 90%) de proteínas y grasas, sin importar si son altas en colesterol o saturadas como: carnes rojas, embutidos, quesos, huevos, mariscos, mantequillas, margarinas, aceites, mayonesas, mantecas, cremas de leche, yogur entero, etcétera. El 10% restante es para carbohidratos obtenidos de las verduras y limitarse al máximo las pastas, harinas, arroz, panes, legumbres (lentejas, frijoles, habas), azúcares, bebidas alcohólicas y leche.

Durante las cuatro fases es imprescindible beber al menos 8 vasos de agua diarios, para ayudar al cuerpo a eliminar las toxinas. También es importante realizar un mínimo diario de ejercicio físico, para acelerar la pérdida de peso.

En la página web de la dieta Atkins se encuentra un contador de carbohidratos netos, recetas, ideas y un listado de los alimentos permitidos en cada fase.

Si bien la dieta Atkins tiene a su favor que asegura una pérdida de peso más rápida, moviliza las grasas y ayuda a controlar el hambre y el exceso de líquidos en el organismo, ha sido, por el contrario, muy criticada por los médicos debido a que el cuerpo, al encontrarse despojado de carbohidratos, busca energía en la grasa acumulada en el organismo, pero también en los músculos, provocando un desgaste muscular y fatiga.

Esta dieta es popular por ser estricta en el bajo consumo de carbohidratos, su estructura  en cuatro fases para hacer más fácil su seguimiento, se puede consumir grasa, sin importar el tipo de ellas. Sin embargo, se debe tener cuidado, y ser controlada por un médico, para asegurar que sus efectos secundarios no afecten la salud.

  • Se produce una rápida pérdida de peso con resultados son visibles desde la primera semana.
  • Se reduce el apetito y controla el hambre por consumir grandes cantidades de proteínas.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *