Depilación Láser

La depilación láser consiste en una luz pura, de un solo color que se desplaza de forma unidireccional y cuyos fotones  viajan en la misma longitud. Esta luz se absorbe con mayor precisión, lo que incrementa su efectividad. Comparado con otros métodos, la depilación laser puede resultar más costosa, debido a la cantidad de sesiones y los resultados que son ofrecidos. 

Existen tres tipos de láser: el diodo, el rubí y el alejandrita. La elección del tipo que se aplicará a la depilación láser depende de variables como: Color de pelo, color de piel, calibre de pelo, profundidad de pelo, localización anatómica, sexo y el momento hormonal.

El Láser de Diodo: Se recomienda para pieles bronceadas o de tonalidades oscuras. Este tipo de láser destruye folículo piloso transmitiendo calor sin dañar la piel. Es el láser más efectivo por lo que el tratamiento puede ser más costoso.

El Láser Alejandrita: Es un láser recomendado para las pieles con vello oscuro. Es el más efectivo para depilar las piernas, la espalda, la ingle y las axilas.

El laser rubí: Es el más recomendado para el vello de color negro y grueso así como para depilar la cara. Ofrece un 90% de efectividad en los resultados.

Los pacientes deben acudir al médico dermatólogo para que se pueda determinar si es un buen candidato para la depilación laser, debido a que pacientes con patologías como la diabetes, el lupus o las varices no son aptos para este tipo de procedimientos. Adicionalmente se debe tener en cuenta que el centro o clínica de estética debe contar con equipos de alta tecnología y profesionales altamente calificados y con experiencia en este tipo de procedimientos para disminuir el riesgo de quemaduras o lesiones permanentes en la piel.

Algunas de las recomendaciones básicas para que la depilación láser tenga mayor éxito son:

- No exponerse al sol durante un mes antes y después del procedimiento.

- Usar  cremas solares con un alto factor de protección.

- Hidratar la piel de manera habitual para disminuir los riesgos de infección o resequedad.

- No depilar la zona a tratar por al menos 3 semanas antes del procedimiento.

- Procurar que el vello tenga mínimo 3 mm de largo para facilitar el procedimiento.

- Las mujeres embarazadas deben abstenerse de someterse a este procedimiento.

- No utilizar cremas autobronceadoras antes de la depilación.

- Si la depilación láser es facial se debe evitar el uso de maquillaje que contenga alcohol.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *