Correcto de ojeras

Como una medida de disimular temporalmente las ojeras y bien aplicado, el corrector de ojeras funciona estupendamente, y luego de un tiempo de aplicación, la práctica permite aprovecharlo para usarlo en otros pequeños inconvenientes del rostro a la hora de maquillarnos.

En el caso de las ojeras, el corrector de ojeras puede aplicarse por debajo o por encima del maquillaje, lo que se determina desde luego según cada caso, porque cada cutis como cada mujer son diferentes y el mismo problema puede resolverse en las más diferentes maneras. Así que luego de intentar y comprobar por si misma cuál funciona mejor, se debe adoptar lógicamente la que logre el mejor resultado.

La eficacia del corrector de ojeras depende de su elección, basándose en el tono de la piel se pueden elegir entre el color mate ligeramente beige y el color verde, el uno y el otro están indicados para adaptarse según tipo de piel, para las chicas con la piel clara lógicamente el beige es el que funciona mientras que el verde va bien para las pieles de tono oliva, pero esto es limitar la apreciación sobre para qué sirve el corrector, porque como hemos dicho el mismo puede resultar en resultados diferentes en los distintos tonos de piel de cada mujer.

Lo que si es importante tener en cuenta es que el corrector de ojeras se usa para disimularlas y no constituye aunque vaya con él, maquillaje alguno, así que aplicarlo requiere apenas un poco y difuminarlo suavemente para no dañar la delicada piel de las ojeras es imperativo sobre todo cuando se tiene en cuenta que si se usa excesivamente lejos de ayudar causará una impresión desastrosa. Lo mejor es elegir uno consultando a la asesora cosmética y sino probando varios tonos e intentando muchas aplicaciones hasta lograr la que mejor funciona.

El corrector de ojeras es muy favorable sobretodo en el tono de la piel de las ojeras porque disimula el mismo en mayor grado que la sola aplicación de algún cosmético. Y bien aprovechado puede usarse para darle un toque luminoso a los ojos, concentrando la mirada de los demás en los párpados y no en la zona de las ojeras.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *