Consigue el cuerpo con el que siempre habías soñado

En ocasiones la genética nos juega alguna mala pasada. Da igual las dietas que hagamos o las sesiones de gimnasio con las que nos machaquemos, en nuestro cuerpo siempre hay determinadas zonas dónde existen depósitos de grasa acumulados que no se van de ninguna forma.

Si te sientes identificado o identificada con lo dicho en el anterior párrafo, seguro que habrás probado todo tipo de cremas, de aparatos de masaje, e incluso, carísimos tratamientos que combinan ambas cosas para intentar eliminar esos antiestéticos depósitos de grasa localizados en diferentes partes del cuerpo, normalmente según sexo.

Para estos casos, existe una solución radical que puede proporcionarte ese cuerpo por el que tanto has peleado y que la genética se negaba tercamente a proporcionarte: la liposucción.

¿En qué consiste la liposucción?

Algunas personas piensan que la liposucción es algo así como una operación de magia que puede quitarte toda la grasa que te sobra sin necesidad de ningún esfuerzo por tu parte. Pero nada más lejos de la realidad. Esta operación está recomendada en el caso de depósitos de grasa localizados en zonas concretas y que no respondan a las dietas ni al ejercicio.

Es decir, es posible quitarse los llamados “michelines” o las antiestéticas “cartucheras”, pero para conseguir un resultado como es debido, se debe de partir de una persona con un físico normal y un peso más o menos correcto. Se trata pues de una técnica para corregir defectos concretos pero no de una técnica de pérdida de peso.

La operación consiste en el aspirado de la grasa mediante una cánula que se introduce en la zona a tratar. En un primer paso se introduce la anestesia y una solución salina que ayuda a que la grasa se despegue de la piel. A continuación, se succiona la grasa sin realizar incisiones en la piel, tan solo unos pequeños pinchazos.

conseguir la figura ideal

Asesórate antes de entrar en quirófano

Es importante tratar con profesionales de máximo nivel para realizar una liposucción, no solo porque se trata de una operación, y que como tal es algo muy serio, sino porque en muchos casos la liposucción debe de combinarse con otras técnicas para conseguir los mejores resultados y sólo los mejores médicos, expertos en cirugía estética, pueden darte una valoración exacta de lo que puedes necesitar y de las intervenciones que serán más positivas en tu caso.

Si quieres operarte en una clínica de cirugía plástica en Barcelona, escoge una buena que pueda evaluar tu caso y explicarte paso a paso los tratamientos necesarios para conseguir el resultado esperado.

En muchos casos, tras una liposucción, es necesario tratar la piel para que recupere su tono mediante sesiones de radiofrecuencia. En otros, como cuándo se trata de una mujer que ha tenido uno o varios partos, o de una persona que ha perdido mucho peso en poco tiempo, es necesario practicar una lipectomía o una abdominoplastia para retirar el exceso de piel que habitualmente queda en estos pacientes. Por último, sobre todo cuándo se elimina grasa de la zona de la cara o de los brazos, puede ser necesario un lifting para tensar la piel.

Si te vas a realizar una liposucción en Barcelona en la clínica Antiaging Group Barcelona, te indicarán no solo lo que puede ser necesario en tu caso, sino también los plazos más óptimos para realizar cada una de las operaciones. También te hablarán muy claro y te dirán que puedes esperar exactamente de la intervención, siendo sinceros sobre los resultados que puedes esperar de la misma.

Zonas en las que se puede realizar una liposucción

Es posible realizar una liposucción prácticamente en cualquier parte del cuerpo. Aunque las operaciones más solicitadas son para la zona del abdomen, muslos y nalgas, también es posible tratar la grasa acumulada en el cuello, conocida popularmente como papada. Con los años también se suele acumular grasa en la zona superior de los brazos y muchas mujeres sufren molestos cúmulos, encima de las rodillas o en los tobillos, que afean sus piernas y les impiden mostrarlas. La liposucción puede solucionar fácilmente estos problemas y hacer que se pueda volver a lucir la falda sin ningún tipo de complejos.

Contrariamente a lo que mucha gente pueda creer, los resultados de la liposucción no son inmediatos y se tarda dos o tres meses en que estos sean visibles. De todos modos, cada caso es diferente y dependerá de si son necesarias otras operaciones o si con la liposucción es suficiente para corregir el problema por el que se acude a la clínica.

Una pregunta muy habitual es si la grasa puede volver una vez que se ha realizado una liposucción. Como hemos comentado, no se trata de una técnica de pérdida de peso y lo habitual es que el IMC del paciente, al cabo de un tiempo, sea el mismo que antes de operarse. Eso si, la grasa no volverá a las mismas zonas, sino que se distribuirá por otras partes del cuerpo. Esto no tiene que ser un problema, ya que si se siguen unas buenas pautas de alimentación y se realiza ejercicios, esta redistribución no será ni problemática ni antiestética, sino que estará totalmente equilibrada.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *