Cirugía para ojeras

Siendo las ojeras unas molestas bolsas debajo de los ojos y unas manchas que alteran nuestra apariencia, derivadas del cansancio, de problemas de salud como retención crónica de líquidos y en la mayoría de los casos por factores hereditarios, buscar una solución estética a las mismas a través de una cirugía para las ojeras, es hoy en día conveniente, práctico y accesible.

Hay tantas condiciones que permiten el aparecimiento de las ojeras en cualquier edad como el proceso de envejecimiento, el consumo de bebidas alcohólicas, la falta de una alimentación saludable, los cambios constantes de peso, la mala salud, la fatiga, en personas jóvenes como adultas el problema está presente; pero tanto en unas como en otras es solucionable a partir de la cirugía para ojeras que corrigen las bolsas debajo e los ojos y la decoloración.  La más popular y con menos riesgos en dolor, inflamación y postoperatorio es la cirugía para las ojeras con láser.

 

El tratamiento administrado por profesional calificado resulta de fácil aplicación, mediante varias sesiones se promueve la aparición de un piel renovada a través de la renovación celular. El médico aplica los rayos de luz derivados del láser en la zona afectada en sesiones que van de 30 a 60 minutos espaciadas por 2 o 3 semanas cada una. El resultado es una inflamación leve que dura 2 o 3 días después de la sesión de cirugía para las ojeras láser. El proceso de recuperación requiere protegerse del sol, mantener la cabeza elevada durante dos semanas, no usar maquillaje y no hacer esfuerzos físicos así como aquellas que el médico determine teniendo en cuenta particularidades de cada caso.

La cirugía de ojeras tradicional más popular suele ser la carboxiterapia, que es la aplicación de dióxido de carbono a través de una manguera y una aguja fina a la piel de la zona problemática, especialmente pensada para los problemas de pigmentación de las ojeras los resultados son realmente notables, porque la piel se regenera y desaparece el color oscuro de las ojeras.

El tratamiento suele causar un poco de dolor posterior, debido a la hinchazón de la zona por el uso de la aguja, pero esta condición desaparece días después. El tratamiento no es doloroso y se utiliza a través de varias sesiones, la cantidad de las mismas depende del grado de intensidad del problema, pero los resultados son la mejor pauta para determinar cuánto hay que aprovechar este novedoso tratamiento.



  1. Ana 03/12/2013 12:00

    Para mejorara las ojeras es importante mantenerte hidratado tomando 2 litros de agua diariamente.

Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *