Cirugía estética de la nariz

La cirugía estética de  la nariz o rinoplastia es uno de los procedimientos más populares. Esta cirugía  puede hacer los siguientes cambios en la nariz:

-Reducir o incrementar el tamaño

-La forma

-La punta o el puente

-Modificar la abertura de los orificios nasales

-Cambiar el ángulo con el labio superior

-Corregir un defecto congénito o una lesión

-Mejorar problemas de la respiración

Esta cirugía no se recomienda en personas muy jóvenes debido a que aún no hay completado su desarrollo. La preparación para la cirugía estética de la nariz incluye: sugerencias bebidas y alimentos que deben ingeridos por el paciente, no fumar por tres o cuatro semanas antes del procedimiento, no consumir ciertas vitaminas o medicamentos.

Es importante que le paciente siga al pie de la letra estas recomendaciones que hace el cirujano porque de ellas dependerá el éxito de la cirugía.

Esta cirugía es de tipo ambulatorio, por lo tanto los pacientes no son hospitalizados por un periodo prolongado de tiempo, se realiza con anestesia local o general, esto depende del tipo de procedimiento y de las preferencias del cirujano y el paciente. El procedimiento generalmente toma de una a dos horas, pero esto puede variar dependiendo de la complejidad del mismo.

Durante la cirugía, la piel de la nariz será separada de la estructura ósea y cartilaginosa en la que se apoya, permitiendo entonces que le cirujano esculpa la forma que se desea para finalmente se nuevamente cubierta por la piel y el cartílago. Al terminar el procedimiento se ubicará una férula que ayudará a que la nariz mantenga la  nueva forma, igualmente se colocaran rellenos nasales para estabilizar el puente que une a las dos fosas, estas serán retirada después de una o dos semanas.

Durante las primeras 24 horas, el paciente puede sentir la cara inflamada al igual que puede experimentar dolor tanto en la nariz como en la cabeza, pero estos síntomas serán aliviados con los analgésicos y antiinflamatorios que el cirujano recete. El ideal es que el paciente permanezca en reposo con la cabeza elevada durante el primer día. Es normal que se presenten pequeñas hemorragias durante los primeros días al igual que la sensación de bloqueo en la nariz, por lo tanto es importante que el paciente no se suene para permitir que los tejidos se recuperen.

El paciente deberá abstenerse de hacer grandes esfuerzos físicos por el primer mes después de la cirugía, pero generalmente tras unos cuantos días el paciente puede reiniciar sus actividades habituales teniendo en cuenta las consideraciones que haga el cirujano, especialmente en el momento del baño, el uso de gafas o de aplicar maquillaje.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *