Tratamiento para la ciática

Cuando hablamos de la ciática no estamos hablando de una enfermedad en sí, sino que nos estamos refiriendo a un síndrome agudo que produce flaqueza, entumecimiento o dolor intenso en la pierna. Esta sintomatología ocurre por una presión continuada o un daño en el nervio ciático. Este nervio es el encargado de controlar los músculos traseros de la rodilla y la región inferior de la pierna. Se hace importante su tratamiento por la magnitud que representa esta molestia, hay que destacar que el dolor que produce puede ir desde un sencillo hormigueo, hasta una intensa sensación de dolor.

El tratamiento frente a la ciática debe ser específico y personalizado en cada paciente, ya que los síntomas varían de unas personas a otras. En algunas ocasiones, este síndrome no requiere medicación alguna, pero sin embargo, en la mayoría de los casos, la inflamación del nervio es tan intensa, que es necesaria la prescripción de calmantes que la erradique. Por lo tanto, la ingesta de analgésicos como el paracetamol, la aspirina, el ibuprofeno o el nolotil serán grandes aliados frente al dolor o ardor que provoca la ciática.

Además, será muy recomendable la aplicación, en la zona dolorida, de compresas frías o bolsas de agua calientes que ayudarán a bajar la hinchazón. El afectado por ciática deberá restringir en cierta medida sus actividades diarias.

Si ninguna de estas medidas diera un resultado positivo, el médico recomendaría la aplicación de inyecciones en la zona cercana al nervio ciático.

Síntomas de la ciática

En los casos de ciática crónica, el médico deberá estudiar el caso a través de la realización de pruebas más específicas como un electro-miograma o una resonancia magnética. Estas pruebas determinarán el grado en el que la pierna del paciente se encuentre afectada. En los casos más severos se podrá llegar a necesitar la realización de un tratamiento quirúrgico.

Aunque el pronóstico es bueno para los casos de ciática, hay que reconocer que en la amplia mayoría de los casos estos dolores suelen reaparecer con el tiempo.

Debemos recordar que pese a que este síndrome agudo puede llegar a producir un gran dolor, nunca debemos permanecer en reposo ya que eso jugaría en contra del paciente que lo sufre. La mejor opción es siempre la de rebajar el nivel de movimientos, pero, en la medida en la que sea posible, seguir con su vida normal.

Te dejamos con un vídeo sobre los ejercicios que puedes hacer para mejorar de las molestias de ciática. Te recomendamos que consultes con tu médico antes de realizarlos:



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *