Cavitación estética para celulitis

Un tratamiento bastante de moda es el de la cavitación estética para la celulitis, que puede lograr reducir este tejido graso de diferentes partes del cuerpo. La celulitis supone un trastorno de la hipodermis y el tejido adiposo en determinadas partes del cuerpo humano, formando adiposidades de grasa, toxinas y agua. Alrededor del 85-95% de las mujeres de 15 años en adelante presentan algún grado de celulitis. Se da más en algunas razas que en otras y está relacionada con algún componente hormonal, por ello se da escasamente entre los hombres. De ahí la aparición de tratamientos como la cavitación para luchar contra la aparición de estos tejidos no deseados así como reducir o incluso eliminar los ya existentes. Sin duda es fundamental para lograr mejorar nuestra apariencia, pues es posible lograr unos resultados rápidos que en muchos casos es lo que se busca.

La celulitis no es una enfermedad, pero muchas mujeres quieren eliminarla por motivos estéticos; sin duda, la estética ocupa un papel muy importante hoy en día. Existen varios remedios para acabar con la molesta celulitis como la liposucción, la cavitación  o la mesoterapia.

La cavitación es conocida como la “liposucción sin liposucción”. La cavitación no utiliza cánulas de aspiración, anestesia u otros procedimientos quirúrgicos. En la cavitación, se usa una máquina que incide directamente sobre la piel. El ultrasonido que dicha máquina emite provoca la disolución y la eliminación de la grasa no deseada que se halla en las células grasas. Por lo tanto, se trata de un tratamiento no invasivo, rápido e indoloro, pero eficaz para combatir la celulitis y reducir el volumen de grasa en las caderas, los brazos, la parte interna de los muslos, los flancos y la zona abdominal. Además, es una forma también de adelgazar al perder bastante grasa  sobrante.

La máquina para la cavitación estética funciona con ultrasonidos que forman burbujas en los tejidos donde se acumulan las células adiposas; dichas burbujas se expanden y se comprimen rápidamente. De este modo, la temperatura sube y gracias a ello se dañan las células adiposas con lo que se consigue reducir la grasa localizada.

Un tratamiento de cavitación dura unos 40 minutos por cada sesión cuando estamos actuando sobre una parte concreta del cuerpo como el abdomen, las nalgas, los brazos o las piernas. Hay que esperar 3 días entre una sesión y otra con el fin de que el cuerpo elimine la grasa acumulada y las células adiposas. En unas 8-10 sesiones, se verán claramente los efectos positivos de la cavitación estética sobre la celulitis. No hay que olvidar que mientras dure el tratamiento se debe mantener una dieta baja en calorías así como beber más de dos litros de agua antes y después de cada sesión.

La cavitación estética para la celulitis está en auge en los últimos años. Ofrece la posibilidad de conseguir un tratamiento muy útil contra la celulitis en uno de los muchos centros de estética que existen en las ciudades y, además, a un precio asequible. Sin duda, supone todo un avance en la lucha contra la celulitis y al mismo tiempo adelgazar.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *