Causas de la Sinusitis

Los senos paranasales, cavidades vacías en los alrededores internos de la nariz, que en su estado saludable no contienen bacterias, hongos, ni cualquier coso microorganismo, donde el moco puede salir y dejar circular el aire.  

Cuando los senos paranasales se inflaman como consecuencia de gripe, estas se hinchan. En este caso, la sinusitis viral, la inflamación impide el vaciado normal de la mucosa a la nariz y la garganta, acumulándose en las cavidades vacías. Con el tiempo, estas mucosas se convierten en el ambiente ideal para bacterias y hongos, causando la infección, dolor e hinchazón. Esta conglomeración bacteriana, sin ser tratadas, se empeora y se convierten en crónicas. 

Se pueden presentar varias situaciones para bloquear las aberturas de desahogo de las mucosas. Los vellos, o cilios, de los senos paranasales que colaboran a expulsar el moco, pueden no estar funcionando normalmente por una afección. Los resfriados y alergias, pueden provocar la producción de un exceso de moco y bloquear su apertura. También, podría ser el tabique desviado, o un espolón.

Las alergias de la nariz que bloquean las fosas nasales, y permiten que se acumule líquido en los senos paranasales, también es una causa común de la sinusitis. Puede ser provocada por una lesión en el hueso frontal de la nariz, y en consecuencia los senos paranasales no pueden vaciarse con normalidad, y acumular mucosas.

síntomas de la sinusitis

Los senos nasales son:

  • Maxilares: están en cada pómulo
  • Frontales: en cada lado de la frente, por encima de los ojos
  • Etmoidales: detrás del puente de la nariz
  • Esfenoidales: encima de la nariz y detrás de los ojos

La irritación química también puede causar sinusitis aguda, o por el humo de los cigarros y muy ocasionalmente, puede ser causada por infección dental. Las causas de la sinusitis crónica, son desconocidas, pudiendo ser causadas por el polvo, contaminación, infecciones bacterianas, hongos.

Algunos factores podrían incrementar las posibilidades de contraer sinusitis, como la fiebre del heno, fibrosis quística, las guarderías, enfermedades que no permitan que los vellos de los senos paranasales, cilios, no funciones correctamente, volar o bucear, adenoides grandes, VIH, tabaquismo y la quimioterapia.

Los estados de ánimos también repercuten ante las reacciones del cuerpo. Las causas emocionales pueden ocurrir con estados de tensión o irritación, desgaste intelectual, falta del descanso, estrés, o situaciones incomodas, pues debilitan nuestras defensas haciéndonos más débiles al momento de que nuestro sistema inmune ataque a los microorganismos que a cada segundo entran por las vías respiratorias.

Algunos niños podrían introducir cuerpos extraños a los orificios nasales, como granos, botones o simplemente los dedos pudiendo causar infecciones. Las sustancias químicas que usualmente se utilizan en el hogar como aerosoles, insecticidas, van dañando poco a poco la mucosa y crean el ambiente para el alojo de bacterias y virus.  Algunas personas, que hacen constantes inhalaciones gotas nasales también contribuyen a la destrucción de la mucosa.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *