Causas comunes de pérdida de dientes en Madrid

Podemos perder nuestros dientes por distintos motivos o enfermedades. A continuación describimos las causas más comunes por las cuales se puede producir la pérdida de uno o varios dientes.

 

Ausencia congénita

La ausencia congénita es la condición por la que a muchos niños o adolescentes no les vuelve a crecer el diente permanente tras haberse caído el diente primario o de leche. También puede ocurrir que el diente de leche no se caiga y permanezca en su lugar hasta que falle a causa de la falta de soporte por la raíz o debido a alguna enfermedad dental, momento en el que será necesario que el dentista lo extraiga. En todos los casos, el odontólogo colocará a su debido tiempo un implante dental que sustituya a los dientes perdidos y no reemplazados.

Antes de colocar un implante en una persona que padezca ausencia congénita, el profesional sanitario deberá comprobar que no existe ningún tipo de germen en el maxilar del área donde se va a poner la funda.

 

Traumatismo

Otra causa de pérdida de dientes son los traumatismos o golpes que podamos sufrir. La peculiaridad de este tipo de pérdida es que, en ocasiones, el golpe puede que no se manifieste o no afecte en los dientes hasta pasados varios meses, incluso años. Las fracturas de raíz, por ejemplo, no se pueden ver y no se harán visibles hasta tiempo después, pues se producirá una infección.

Los traumatismos más severos (por extirpación de tumores bucales o maxilares, golpes, heridas de bala) pueden afectar a los dientes también en un primer momento, pudiendo haber daños en los maxilares, además de en los mismos dientes, debido a un golpe muy fuerte. Esta clase de traumatismos pueden llevar a una pérdida considerable del volumen óseo del maxilar.

 

Enfermedades dentales

Por último, podemos perder un diente si padecemos enfermedades dentales o de las encías, como las infecciones parodontales o la caries. Las infecciones pueden llevar a que los dientes se caigan solos, o que estén tan dañados que sea necesaria su extracción.

Hábitos como rechinar o apretar los dientes también pueden provocar la fractura o el resquebrajamiento de los mismos de manera que se tenga que proceder a su extracción.

 

Conclusión

Si padecemos alguna clase de condición bucal debemos ir con cuidado y no dejar que se desarrolle porque ello podría conllevar la pérdida de alguno o varios dientes, y su consiguiente sustitución por un implante dental.

Es del todo recomendable visitar al dentista para que evalúe nuestro caso y nos ayude a prevenir cualquier clase de complicación o, en caso de tener que colocar algún implante dental, a evaluar cuál es el que más nos conviene.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *