Qué es la carboxiterapia

En la búsqueda del mejor tratamiento en la lucha contra la flaccidez, el exceso de grasa en el cuerpo, la celulitis y el envejecimiento corporal y facial, nos encontramos con una de las mejores técnicas de hoy en día para contrarestar dichas condiciones estéticas, y es la Carboxiterapia.  Un método no quirúrgico que recurre al uso del gas dióxido de carbono C02, administrado en vía subcutánea, desde los años 1950 cuando se desarrolló en Royat Francia para el tratamiento de pacientes con mala circulación y exceso de grasa corporal.

Hoy en día la carboxiterapia, es una como hemos dicho, mejores técnicas estéticas. Una administración del CO2 regulada por un equipo que permite la administración vía subcutánea, mediante aguja que tiene similitud con las que durante mucho tiempo se han utilizado para administrar la insulina en pacientes diabéticos.  El aparato utilizado, diseñado especialmente para esta técnica permite controlar la velocidad de la aplicación y la cantidad requerida de CO2.

Pero cómo actúa la Carboxiterapia, es la pregunta habitual para quienes desconocen la técnica, y es que la aplicación subcutánea del C02 permite que el mismo la ingresar en forma de gas cause una distensión del tejido subcutáneo, produce una destrucción de las células grasas  y permite una combustión de las grasas, lo que evidencia resultados inmediatos como una piel que luce más lisa, zonas que se ven más delgadas, reduciendo la apariencia de la celulitis y con la ventaja además de mejorar la circulación sanguínea. Y ligada estrechamente la circulación con la celulitis, este tratamiento promueve una mejoría evidente a corto plazo que a medida que transcurre el tiempo posterior a la aplicación obtiene aún más efectos benéficos.

Siendo la celulitis uno de los problemas estéticos que más afectan al género femenino y que resulta una de las que más demandan cada año en el mundo, soluciones estéticas, la carboxiterapia ha demostrado a lo largo de más de 50 años su eficacia en el tratamiento de la misma y la seguridad de su aplicación así como sus reducidos efectos secundarios como irregularidad de períodos menstruales, hematomas leves y sensación de ardor, los beneficios superan en mucho a las pocas molestias que de la aplicación de la carboxiterapia se derivan.  Esta indicada además de la celulitis para obesidad localizada, circulación periférica, psoriasis, flaccidez cutánea, fibrosis. Y claro su éxito también depende de ser administrada por personal calificado.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *