Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es una enfermedad respiratoria producida por el crecimiento de células malignas en el tracto respiratorio, normalmente en el tejido pulmonar, dando lugar a tumores. Se trata de uno de los tipos de cáncer que más afecta a la población mundial.

Se dice que más del 80% de los casos de cáncer de pulmón se producen debido a la exposición al humo del tabaco, de ello se deduce que es uno de los cánceres más evitables. No obstante, existe la posibilidad de desarrollar esta enfermedad sin que seamos fumadores o estemos expuestos continuamente al tabaco. A continuación comentamos las causas de esta enfermedad.

Causas

Principalmente, como hemos adelantado en el párrafo anterior, podemos distinguir dos causas: el tabaco y la genética.

En relación a la primera causa, hay que decir que la gran mayoría de los casos de cáncer de pulmón se han producido por la continua inhalación de sustancias cancerígenas presentes en el humo que desprenden los cigarrillos. Estas sustancias, cuando llegan a las células del pulmón, pueden alterar a éstas últimas y hacer que se reproduzcan, formándose un cúmulo de células malignas o tumor.

El riesgo de un fumador de padecer cáncer de pulmón es trece veces mayor que el de una persona no fumadora. En el caso de la exposición al humo del tabaco, ésta supone un riesgo de sufrir esta enfermedad 1.5 veces mayor que en una persona que no esté expuesta al humo. Como vemos, no se trata de la única causa del cáncer del pulmón, sin embargo, es un factor decisivo e importante que puede actuar en nuestra contra.

Existen otros motivos que puedan llevar a un cáncer de pulmón. Entre ellos, la genética juego un papel fundamental, pues nacemos ya con una información por parte de nuestros familiares que va a condicionar nuestra salud toda la vida. Aun así, eso no significa que, si nuestro padre ha padecido cáncer de pulmón, nosotros vayamos a padecerlo también. Otra sustancia que puede provocar cáncer de pulmón es el asbesto, un elemento que solía componer los fibrocementos.

También es interesante señalar que, en igualdad de condiciones, las mujeres tienen más posibilidades de padecer cáncer de pulmón que los hombres.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son la tos y un cambio en la misma, la hemoptisis o toser sangre; los pitos y la dificultad respiratoria; dolor en la caja torácica; derrame pleural maligno o líquido entre las costillas y el pulmón que impiden la respiración normal.

También puede afectar a otras zonas del cuerpo y producir síntomas como la afonía o la ronquera, la debilidad en un brazo, la parálisis del diafragma, etc.

En casos graves, el paciente pierde el apetito, con lo que hay una pérdida de peso, disminuyendo las defensas del enfermo.

Aun así, existen casos en los que los síntomas no aparecen y es sólo a través de una radiografía cuando se puede diagnosticar esta enfermedad.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *