Caída del cabello en los hombres

La caída del cabello en los hombres es más conocida como Alopecia androgénica y consiste en el adelgazamiento y caída progresiva del pelo tanto en la frente como en la parte superior de la cabeza.

Esta es una enfermedad de carácter hereditario y se presenta cuando existe exposición a la Dihidrotestosterona (DHT) que es una sustancia derivada de la testosterona y que afecta a los folículos debilitándolos progresivamente.

Cada pelo tiene una vida útil de 4 a 5 años, y crece entre 1 y 2 cm mensualmente para después caerse. A los 6 meses crecerá un nuevo pelo en el mismo folículo, pero en la alopecia no se da este reemplazo por lo tanto deja ese espacio vacío.  Esta pérdida de pelo causa gran infelicidad en quien la padece, ya que usualmente se asocia con problemas de baja autoestima y de motivación.

Los pacientes que padecen la caída de su cabello presentan en muchos casos dificultades para relacionarse con los demás, tanto en el ámbito personal como laboral, es por esto que es importante detectar el problema a tiempo y así poder detenerlo o tratarlo para que no empeore.

Algunas otras causas para la caída del cabello en los hombres son:

    Alteraciones hormonales

    Fiebre alta

    Edad

    Enfermedades crónicas

    Estrés

    Exceso de vitamina A

    Lavado excesivo o con agua muy caliente

    Medicamentos

    Quemaduras

    Radio y quimioterapia

    Tricolitomanía

    Problemas dermatológicos

Se calcula que aproximadamente  5 de cada 10 hombres (mayores de 40 años) padecen de alopecia y en muchos casos el problema empieza a partir de los 21 años en la zona de la frente para luego extenderse al resto de la parte superior de la cabeza. Algunos de los tratamientos actuales para  combatir la caída del cabello en hombres son:

-Ketoconazol

-Spironolactona

-Finasteride

-Minoxidil

-Hipertermia

-Implantes de pelo

Cuando las causas son de carácter no hereditario (estrés, medicamentos, fiebre alta, etc.) el pelo volverá a crecer en el momento que se alivie lo que está causando su perdida, pero si la caída del pelo obedece a factores hereditarios se deben usar los medicamentos anteriormente nombrados, que si bien no son elaborados con este único propósito, se ha descubierto que tienen el exceso de vello como efecto secundario. El médico será quien determine el tipo de alopecia que presenta el paciente y de esta forma sugerirá un tratamiento que detenga la caída del cabello o que lo regenere.

Usualmente la alopecia se diagnostica según el patrón de pérdida de cabello, a la par con una historia médica detallada. Un dermatólogo debe ser quién examine el cuero cabelludo y revise la cantidad de pelo con el fin de valorar el estado  de los folículos pilosos.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *