Caída del cabello después del embarazo

La caída del cabello después del embarazo es normal hasta cierto punto debido a que durante el embarazo los niveles elevados de estrógenos hacen que el cabello luzca saludable, grueso y abundante cabellera abundante y gruesa pero después del parto estos niveles bajan notablemente  y gran cantidad de los folículos pilosos entran en fase de reposo causando el debilitamiento del pelo.

Generalmente estos cambios se experimentan hasta 3 o 4 mes después del parto y aproximadamente a los 12 meses del parto el pelo se ha recuperado completamente. Este problema se presenta en casi el 80% de las mujeres en etapa postparto y en un  20% en mujeres embarazadas.

La perdida normal de pelo en cualquier persona es de 50 a 100 cabellos diarios pero en el periodo postparto este número puede incrementar hasta perder 500 al día y en muchas ocasiones por puñados. Este proceso puede ser exacerbado y alargado por el estrés, la hemorragia  y los diferentes cambios en los niveles hormonales.

Es importante consultar al  médico si está perdida de cabello se intensifica, él hará un diagnóstico adecuado además de sugerir el tratamiento a seguir. En muchos casos el problema simplemente desparece tras algunos meses (aproximadamente 3 o 4), pero si se extiende se debe buscar la causa del mismo.

Es importante tener en cuenta:


-Una dieta saludable con alimentos que contengan vitaminas del grupo B, A y C. -Esto incluye verduras, frutas, hortalizas, cereales, etc.
-Se deben consumir  y suplementos vitamínicos que contengan minerales, como calcio, hierro o yodo.
-No automedicarse si se está lactando.
-Lavar el cabello con agua no muy caliente.
-Masajear el cuero cabelludo para estimular la circulación y el crecimiento del pelo.
-Evitar el estrés.
-Recurrir a remedios caseros como la aplicación de aloe vera, romero, aceite de almendras, etc.
-Si el cabello está muy maltratado y es difícil revitalizarlo se recomienda cortarlo para que tenga la oportunidad de volver a crecer sano.
-Cepillarse a diario en diferentes sentidos, con cepillos de puntas redondeadas o de cerdas naturales para evitar romper el pelo.
-Evitar el uso del secador y si es inevitable hacerlo a una temperatura no muy caliente y sin ubicarlo en una sola área.
-Evita el uso de tintes o los tratamientos químicos como permanentes, alisados, extensiones, etc.
-Aplicar productos para evitar la caída del pelo pero eso sí de excelente calidad.
-Evitar el uso de bandas elásticas que puedan romperlo o tensionarlo en exceso.

-Evitar los peinados muy ajustados como trenzas o rulos ya que favorecen que el cabello se parta y se caiga con mayor facilidad.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *