Asilos

La existencia de los asilos se remonta a la  antigüedad, después de todo, siempre hubo  necesidad de dar alojamiento y cuidado primero a los migrantes que en las culturas en expansión iban de una ciudad a otra, y luego a los que despreciados por enfermedades como la lepra y la tuberculosis eran confinados a los más tristes recintos, algunos de esos primeros asilos distaban de ser lugares cómodos y en la época romana eran catacumbas en donde en situaciones precarias vivían aquellos que debían alejarse del resto de personas, por su enfermedad.

Con el desarrollo y el envejecimiento de nuestras sociedades, los asilos se dedicaron a un número en aumento de personas con taras mentales o problemas psiquiátricos para luego pasar a ser también el lugar de vivienda de ancianos que ya por la soledad y falta de protección de no tener familia y otros enviados por esa misma familia, terminaron viviendo en asilos en todo tipo de condiciones.

Los asilos conservaron su naturaleza de viviendas para ancianos cuando la medicina en pleno desarrollo destinado a las personas con problemas mentales a los hospitales siquiátricos y los asilos pudieron dejar de ser destinados al cuidado de los mismos, para ocuparse de la salud mental y física así como  el bienestar de las personas de la tercera edad. Hoy hay asilos de atención  ya públicos que dependen del control gubernamental y resultan destinados a aquellas personas abandonadas a su suerte o que por falta de recursos y su avanzada edad requieren atención.

En los asilos para ancianos, al contrario a lo que solía suceder en sus principios en que el cuidado se limitaba a la alimentación y hospedaje con poca o nula atención médica, hoy son lugares en donde se atiende a los ancianos con los cuidados que requieren de todo tipo, alimentación, atención médica, actividades recreativas, atención psicológica y todas aquellas que demande cada caso particular.  Aunque dentro de la categoría de asilos también se cuentan los recintos destinados al cuidado de los enfermos como los que sufren de Sida, y que por sus condiciones requieren un cuidado total. Hoy por hoy, los asilos son una alternativa para destinar el cuidado de los ancianos, porque en ellos lejos de vegetar solitarios y abandonados comparten con otras personas y son vigilados y cuidados.

No obstante a diferencia de otras formas de cuidado del adulto mayor, el asilo siempre ha tenido una imagen sombría, a ello contribuyó en alguna medida, el hecho de que como dijimos antes en sus comienzos solían ser lugares insalubres a donde se destinaban tanto enfermos como ancianos  sin atención alguna.

En esta sección pondremos a tu disposición todos los asilos disponibles cerca de tu localidad.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *