Dieta del agua para perder peso

La dieta del Agua, ¿se pueden perder kilos de más con sólo beber agua?, parece que no es posible a simple vista, pero no si nos detenemos a pensar que en todas las dietas, independientemente del tipo, todas recomiendan beber al menos ocho vasos de agua al día.

El agua resulta una bebida indispensable, sana y saludable por lo que se recomienda beber a diario entre seis y ocho vasos como mínimo, pero no sólo con el objetivo de perder peso, sino también para mantenerse después de una dieta difícil de seguir.

Esta dieta puede ser la solución para perder esos codiciados kilos y ponerte esa ropa que anhelas. Además de perder kilos, el cuerpo se mantendrá hidratado, la piel se verá mucho mejor, más hidratada, aumenta los niveles de energía, no habrán más problemas de estreñimiento, los ataque de hambre serán más controlados, y no habrán dolores de cabeza.

Agua para una dieta de perder peso

Sobre todo al principio de la dieta se pueden ver muchos cambios en el cuerpo, y al paso de tiempo se notará la pérdida de peso, notando pérdidas de peso y centímetros.  Los primeros días, se va mucho al baño, pero esto sólo será por un tiempo mientas que el cuerpo se adapta a esta “costumbre”, pues no tiene el hábito de estar así de hidratado.

El agua, combinación entre el hidrógeno y oxígeno, es la base de los líquidos corporales. Constituye el 70% del peso del cuerpo humano, así que todas las células, órganos dependen de ella para su funcionamiento. Sirve como lubricante, como la saliva, los líquidos de las articulaciones, ella regula la temperatura corporal a través de la sudoración, y previene el estreñimiento pues colabora con el movimiento de los intestinos.

Podemos encontrar agua en los zumos o jugos, así como en otras bebidas, sin embargo el agua directa será mucho  mejor

El agua, se puede beber, o adquirir por medio de frutas y alimentos como las sopas, leche y jugos. Las bebidas como gaseosas, alcohólicas y aquellas que tienen cafeína, no son recomendadas pues, tienen efecto diurético y hacen que el cuerpo elimine líquido vital para su funcionamiento. Sin embargo, a pesar de haber varias fuentes para hidratar nuestro cuerpo, es mucho mejor si se bebe el agua directamente.

Hay que tener cuidado, pues si se consumen en exceso ocurre debilitamientos pues se ha depurado tanto el cuerpo, que inclusive los nutrientes pueden ser eliminados. En caso contrario, también ocurre un desequilibrio, y acarrea a una “deshidratación”, que en caso de ser grave, podría ser mortal. 

Los siete vasos de agua diarios pueden ser tomados de esta manera: Al levantarse, con el desayuno, a media mañana con la merienda, en el almuerzo, en la merienda de la tarde, con la cena y uno antes de dormir. 

El agua no engorda, no tiene calorías y es indispensablepara el organismo. Beber agua cuando se tiene hambre es la mejor manera de engañar al estómago y no sentir remordimientos después.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *