Los aditivos en Valencia

Los aditivos alimentarios son aquellas sustancias que no tienen ningún valor nutritivo pero que se añaden de forma intencionada a los alimentos o a las bebidas para modificar o mejorar determinadas características para que los hagan más apetecibles al consumidor, más duraderos, etc.

Añadir sustancias a los alimentos para mejorarlos o para conservarlos durante más tiempo no es nada nuevo, ya que, por ejemplo, se viene añadiendo sal a los alimentos para una mayor conservación desde la prehistoria. Sin embargo, ahora se trata no sólo de sustancias naturales como la sal, sino de componentes químicos elaborados en laboratorios y por ello está creciendo la alarma social acerca de si realmente los alimentos necesitan tantos añadidos.

Para prevenir cualquier efecto secundario o toxicidad, existen disposiciones legales que determinan qué aditivos se puede utilizan y en qué cantidades. En España, como en el resto de países pertenecientes a la Unión Europea, esto está regulado mediante la Directiva europea 89/107/CEE,5.

Entre los aditivos alimentarios más utilizados podemos citar la sal, los mono y diglicéridos (emulsionantes), los colorantes, el ácido cítrico (secuestrante y acidificante), el ácido acético (acidificante y conservante), el bicarbonato sódico (para las levaduras químicas), el ácido fosfórico y el glutamato sódico (potenciador del sabor)

 

Funciones

Las características de los aditivos más importantes definen sus funciones principales:

  • Asegurar que el alimento se puede comer con seguridad y que no provocará ningún tipo de efecto nocivo en la salud.
  • Asegurar y aumentar la estabilidad del producto.
  • Procurar que los alimentos estén libres de óxido de carbono.
  • No alterar el valor nutritivo del alimento.
  • Producir una aceptación del alimento por parte del consumidor.
  • Contribuir a la elaboración, modificación, preparación, transporte y almacenamiento del producto.
  • Proporcionar homogeneidad al alimento o a la bebida.

Clasificación de los aditivos

La clasificación general de los aditivos alimentarios es la siguiente:

  • Sustancias que frenan las alteraciones químicas biológicas (antioxidantes, sinérgicos de antioxidantes y conservantes)
  • Sustancias que ayudan a mantener y estabilizar las características físicas (emulgentes, espesantes, gelificantes, antiespumantes, antipelmazantes, antiaglutinantes, humectantes, reguladores de pH)
  • Sustancias que modifican y corrigen las cualidades plásticas (mejoradores de la panificación, correctores de la vinificación, reguladores de la maduración).
  • Sustancias transforman los caracteres organolépticos para provocar una mayor aceptación del producto (colorantes, potenciadores del sabor, edulcorantes artificiales, aromas).

Razones

Por último, vamos a comentar algunas de las razones que da la industria alimentaria para añadir aditivos a tantos alimentos.

Aunque sí que es cierto que algunos aditivos son necesarios para evitar la aparición de bacterias en algunos alimentos, cabe decir que esta industria se trata de un negocio como otro cualquiera con voluntad de generar beneficios, por ello, la razón principal para añadir estas sustancias va a ser la económica.

Los defensores de los aditivos, que normalmente van a tener que ver con esta industria, argumentan que también existen motivos sociales, como la mejora de la apariencia y de las características físicas del alimento para que guste al consumidor y no provoque rechazo (y no bajen las ventas), o para lograr una mayor conservación de los mismos.

Recomendamos tener cuidado con los alimentos que compramos y leer con atención las etiquetas de los mismos, porque muchos de estos aditivos no son necesarios y un consumo de alimentos procesados y tratados químicamente no es bueno para la salud, como hemos visto en los artículos de la dieta mediterránea, la dieta anticáncer o la paleodieta.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *