Acné severo

El acné severo es un problema cutáneo bastante grave que algunas presentan en su rostro e incluso en otras partes de sus cuerpos. El acné resulta ser un problema común en la adolescencia pero en algunos casos este problema se agrava trayendo consigo una gran depresión y baja autoestima para quien lo padece.

En estos casos el acné común pasa a convertirse a un problema crónico que se extiende a varias partes del cuerpo, presentando un número mayor de granos infectados, un enrojecimiento permanente de las zonas afectadas e incluso sensación de dolor en esos granos.

El acné severo se presenta comúnmente en hombres jóvenes de entre 16 y 20 años pero también se presenta en las mujeres con una menor incidencia. Las consecuencias  del acné severo suelen ser muy notorias e incluso en algunos casos la cara se vé desfigurada por el gran número de cicatrices y hoyos que han dejado los granos con el tiempo, adicionalmente la autoestima de las personas se ve completamente disminuida llevándolas incluso a apartarse o evitar situaciones sociales en las que puedan ser juzgados o ser el objeto de burlas.

Se recomienda a los pacientes que padecen acné severo consultar a un profesional en dermatología que pueda diagnosticar y recomendar el mejor tratamiento para cada caso, antes que las secuelas (tanto físicas como emocionales) sean difíciles de eliminar.

Generalmente estos casos son tratados con medicamentos que contienen isotretinoína, que es un componente bastante fuerte y  eficaz pero que debe ser usado solo en casos muy graves ya que los efectos secundarios pueden maltratar permanentemente la piel.  En el caso de mujeres embarazadas, este tratamiento está prohibido debido al alto riesgo de aborto o de malformaciones en el feto que el medicamento trae consigo.

Existen cuatro tipos de acné severo:

Conglobata: El acné conglobata es una forma severa de acné vulgar que consiste en granos de gran tamaño con gran cantidad de pus adentro. Cuando estos granos se rompen dejan cicatrices queloides.
Fulminante: El acné fulminante es una inflamación que aparece de forma repentina que puede ser bastante grave sino es tratada a tiempo. Síntomas como acné severo, fiebre e inflamación y dolor en las articulaciones son comunes en este tipo de acné.
Foliculitis: Este tipo de acné consiste en la presencia de quistes de gran tamaño que aparecen tras  una lesión del acné papular o nodular. Puede derivar en acné conglobata.
Noduloquístico: En este tipo de acné, los quistes suelen de forma separada sobre el rostro, el cuello, el cuero cabelludo, la espalda, el pecho y los hombros.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *